Archive for the ‘derechos humanos’ category

Carta de Elena Varela

mayo 1, 2010

Estimados compañeros, me dirijo a todos los audiovisualistas, a los artistas, a los actores, a los músicos, a los intelectuales. A la plataforma audiovisual, a la plataforma ciudadana por la libertad de expresión y creación, a las organizaciones de derechos humanos, a las organizaciones populares, a las organizaciones juveniles, a las organizaciones de mujeres, a las organizaciones que luchan por la libertad de expresión.
A todos los hermanos de otros pueblos de América latina, y también a los hermanos de otros pueblos que también luchan por su propia  libertad, a los documentalistas del mundo, al pueblo mapuche principalmente.
Quiero hablarles y expresarles toda mi gratitud en este momento, en este momento que estoy gozando de una pequeña libertad, una libertad que ha sido ganada gracias a la lucha de nosotros, de ustedes, es una lucha que me ha permitido en este momento estar en mi domicilio con mi familia, es un momento muy doloroso y a la vez muy feliz de poder compartir con ustedes.
La libertad es un valor muy grande, es un valor muy fuerte; yo creo que un país democrático no puede faltar a la libertad, a la libertad de expresión; hacen falta leyes que nos apoyen, que apoyen al artista en su expresión, que no nos limite de poder decir nuestros valores, nuestra cultura, el derecho a expresarse, el derecho a poder construir una sociedad más justa. Es por eso que he sido perseguida, porque he tratado de alguna manera de mostrar este tipo de valor en mis trabajos, y allí es que yo quiero y deseo…y a la vez agradezco a todos ustedes… que levantan este discurso y esta bandera, la bandera de libertad.
Es increíble que en un país democrático en el cual varios y muchos han caído, muchos han sido encarcelados, muchos han sido desterrados, aún no se goce esa libertad de expresión, aún tengamos que estar en cárceles, aún no podamos disfrutar de verdad lo que significa.
Quiero que sepan que los llevo en mi corazón  y quiero…envío desde acá, desde mi casa un saludo fuerte, van a pasar algunos meses de lucha todavía que tengo que dar…en los tribunales y también con ustedes compañeros para que pueda gozar de la libertad, de la libertad real, de la misma libertad que gozamos todos pero que vivimos con temor, con un temor a poder decir estoy en libertad y yo pienso esto.
Desde acá les envío un fuerte abrazo y quiero decirles principalmente que hay valores que a los artistas, que a los creadores, a los intelectuales del planeta nos hacen dignos. Y uno de esos es la libertad. Tenemos que hacer que todas estas expresiones…expresiones que nosotros vamos teniendo día a día, vayan haciendo que nuestra vida sea más digna, más justa; para que al final de toda esta historia la dignidad se haga costumbre, en nuestro país, en nuestra tierra latinoamericana.
Un respeto grande y un abrazo a nuestro pueblo mapuche que sufre día a día este mismo problema, a todos los marginados de este país, a todos aquellos que han sido reprimidos y han tenido que emigrar incluso.
Un abrazo fuerte para ustedes que están construyendo –y estoy segura- una sociedad más justa. Gracias compañeros

Elena Varela López

Anuncios

¡ Año nuevo, deudas Viejas….. y nuevos desafio

enero 3, 2010

 


La humanidad se debate, entre seguir por el derrotero que lleva inexorablemente al planeta a una debacle ambiental, y la necesidad cierta de cambiar el rumbo de los acontecimientos para salvar el planeta y con ello la vida de todos los seres vivos que habitamos la Tierra.

Más de cien dignatarios y 15.000 científicos se reunieron en la cumbre realizada en Dinamarca, un hecho nunca visto en otra etapa de la humanidad, el problema es grave. Se pone en riesgo la existencia misma , si no se termina con la emisión de gases contaminantes producto del uso irracional del petróleo y el carbón de piedra, si no se termina con la tala de los bosques, si no se termina la contaminación de ríos y mares, si no se termina con la sepultación de terrenos agrícolas producto de del avance irracional de las ciudades; en definitiva si no nos replanteamos y le ponemos parámetros al mal llamado desarrollo, el que se traduce en beneficio inmediato para unos pocos y la marginación y exclusión de millones.

Hoy la necesidad de salvar el planeta nos iguala, si bien es cierto no en la responsabilidad de haber llevado el planeta a esta catástrofe ambiental, pero sí se muere la vida a todos nos toca.

A esta disyuntiva nos ha empujado la avaricia y desprecio absoluto por la vida de quienes ostentan el poder político y económico en el mundo y en este país.

Para cambiar el rumbo y salvar la tierra, no se necesita gente de otro planeta como lo plantea un spot de TV, se necesita gente con una mirada y un compromiso mayor con la vida.

¡Si! Se puede construir un mundo mejor para todos.